Cree en grande.
CONMEBOL

Uruguay, Italia y Costa de Marfil animan explosivo grupo B

Uruguay, Italia y Costa de Marfil animan explosivo grupo B

Uruguay, vigente subcampeón Sub-17, el monarca africano Costa de Marfil y la respetable Italia animan un explosivo grupo B del Mundial de Emiratos-2013, en el que el rey oceánico Nueva Zelanda podría vestirse de aguafiestas, en la llave que promete más emoción del torneo.

Pese a sellar su boleto como cuarto en el Sudamericano de Argentina-2013, la Celeste tiene uno de los planteles más potentes en la categoría, con la delantera más goleadora de ese torneo clasificatorio y un bombardero temible como Franco Acosta, Bota de Oro que sueña con "ser el máximo goleador del Mundial".

Tras los logros recientes de sus referentes mayores, la selección Sub-17 charrúa tendrá la exigencia de sus hinchas de imitar, al menos, a la Sub-20 que fue finalista en Turquía-2013, pero con la esperanza de ganar en la final para lograr el primer título juvenil uruguayo de su historia.

Hace dos años en México, la camada precedente estuvo en la puerta de la gloria, al perder la final contra el anfitrión por 2-0.

En tierra emiratí, los pupilos de Fabián Coito, artífice de aquel equipo, disputarán su tercer Mundial de la categoría consecutivo, sobre seis presentaciones.

La gesta mexicana había superado la vara de cuartos de final de Italia-1991 y Nigeria-2009, pero ahora los charrúas sienten que son capaces de pelear mano a mano el título contra potencias como Brasil, Nigeria o México, máximos exponentes de la categoría.

Pero para lograrlo, Uruguay deberá pasar una primera fase durísima, aunque el debut contra el más débil en los papeles, Nueva Zelanda, le permitirá aceitar los movimientos de cara al choque contra Costa de Marfil, rey africano delante del tricampeón mundial Nigeria.

"Todos los equipos de esta liguilla son potentes, y enfrentarse a ellos será un desafío. Ya contábamos con estar en un grupo reñido, tendremos que dar lo máximo para alcanzar los objetivos", sostuvo el entrenador charrúa Fabián Coito.

"Utilizamos la experiencia anterior, el 'nada es imposible', para volcarlo en este grupo. Lo que sucedió antes les da confianza", contó Coito en la prensa uruguaya.

"Tenemos altas expectativas, hay muchos jugadores nuevos y estamos muy confiados. Sabemos de nuestras posibilidades de llegar lejos", dijo por su parte el artillero Acosta.

Los marfileños disputarán su cuarta cita mundialista, tras caer en octavos de final en México-2011. Su mejor actuación se remonta a 1987, cuando finalizaron en el tercer puesto. Y tienen confianza en repetir aquella gesta.

Italia es la otra potencia de este cuadrangular explosivo. Vigente subcampeona de Europa tras caer en la final contra Rusia por penales, la Squadra Azzurra desconfía especialmente de Uruguay, rival con el que cierra su primera fase, el 23 de octubre, día en que también chocan marfileños y neozelandeses.

"En un Mundial todos los equipos tienen un nivel alto. Respetamos mucho a Uruguay", afirmó el seleccionador italiano Daniele Zoratto, quien tiene la responsabilidad de regalarle un primer título juvenil a los tifosi, que nunca pudieron festejar nada con los chicos, pese a los cuatro cetros mundiales con la absoluta.

Por su parte, su homólogo neozelandés, Darren Bazeley, tiene menos presiones históricas, aunque reconoce la dureza de sus contrincantes.

"Nuestros adversarios tienen estilos de juego diferentes. Costa de Marfil se apoya en su fuerza física y velocidad, Italia en su sentido táctico, y Uruguay en el talento de sus jugadores. Será difícil", explicó el técnico de Nueva Zelanda, que disputa este torneo por sexta vez y, sorprendentemente, pasó la fase de grupos en las dos últimas.

Texto y foto: AFP

Edición: conmebol.com